jueves, 20 de septiembre de 2012

De piedra

Estoy hecho de piedra,
pero tú juegas con el incluso
y me quiebras en astillas de abandono.

Estoy hecho de piedra
de esta breve terraza,
del agua afortunada que olvidaste.

Estoy hecho de piedra,
y bailas con el sol, y duermes con la lluvia,
y le das al viendo fuerza de desgaste.

Estoy deshecho de piedra,
o bien de arena templada
que acaricias con las manos.

Conozco el mar que empieza y no termina,
entiendo la nostalgia de un aroma,
sé que tras el dolor se siente menos.

Estoy hecho de piedra,
ligera como tu pelo, bruñida como tus ojos,
cada vez más igual a tu piel clara.

Y es que igual es simplemente
que me quedo de piedra,
pero aún me queda alma.

martes, 11 de septiembre de 2012

Saludo

Trazo con la vista tus rizos,
y se me cierra en la voz una ventana,
y la caricia se vuelve humanamente necesaria.

Mi paz nace en las armas de tus ojos,
en un principio de bucle infinito,
en mi memoria sitiada en tu sonrisa.

Trazo a trazo a la vez te admiro
y a la vez me consume
este disfraz cruel de tu silencio.

¿Quién actuaría mejor de mí
que yo mismo?

Nunca haré de ti mi caída
nunca de tu sonrisa un beso
o viceversa.

Mas no descifrarás de mi tono
cuánto se puede morir en el deseo
y cuánto se puede querer en un saludo.